La historia de Lamborghini

Automoboli Lamborghini, más conocido como Lamborghini, es un fabricante italiano de automóviles deportivos fundado un 1963 con una historia de lo más sorprendente, que vamos a detallar a continuación.

Ferruccio Lamborghini, creador de la marca, había sido un apasionado de los coches desde su infancia. En su etapa adulta sirvió al destacamento de transporte del ejército italiano. Una vez terminada la segunda Guerra Mundial, Ferruccio empezó su propio negocio de venta de maquinaria agrícola. Su éxito fue tan abrumador que en 1960 Lamborghini ya era el tercer fabricante industrial italiano más importante en el sector de la maquinaria agrícola, especializado en tractores.

Ferruccio Lamborghini
Ferruccio Lamborghini, creador de la marca Lamborghini.

Su éxito le llevó a una vida llena de lujos entre los que destacaba su colección de coches deportivos. Ferruccio tenía especial admiración por Enzo Ferrari por la forma en que había hecho despegar su empresa y por el diseño y potencia de sus vehículos. No obstante, Ferruccio Lamborghini había tenido muchos problemas mecánicos con los coches de Ferrari. Harto de los problemas y que el taller no fuese capaz de solucionarlos, Ferruccio dedicó a uno de sus mecánicos la tarea de desarmar su Ferrari 205 GTB, que había tenido problemas con el embrague. Tras desmontar el coche descubrieron que el embrague era el mismo que Lamborghini utilizaba para sus tractores, cosa que enfureció a Ferruccio hasta el punto de llamar a Enzo Ferrari para entablar una conversación con él. Conversación que cambiaría la historia de los coches deportivos.

“Los Ferrari sólo me creaban problemas. Un día, ya harto de mandarlos al taller, llamé a Enzo para decirle que sus coches eran pura basura.” afirmó Ferruccio, a lo que Enzo le contestó la frase que todos conocemos y que llevó a la marca Lamborghini a entrar en el mercado de los coches deportivos.

“Un fabricante de tractores no puede entender mis coches.”

Enzo Ferrari

Ferruccio, colérico después de dicha conversación, empezó a desarrollar la idea de fabricar su primer deportivo, que acabaría siendo el Lamborghini 350 GT.

Pero como todos sabemos, la historia de Lamborghini no acabó con ese coche sino que fue el comienzo de una nueva y larga vida para la marca de tractores reconvertida a fabricante de coches deportivos. Después de ese primer deportivo siguieron con el 400 GT, el Miura y muchos más.

Algunos de los nombres de la compañía hacen referencia a toros bravos famosos (como Murciélago, Diablo o Aventador) o a palabras del mundo de la tauromaquia (Espada o Urus).

Así es como una discusión con Enzo Ferrari llevó a Ferruccio Lamborghini a convertir su marca en una de las empresas más importantes del mundo.

    Deja un comentario